Revise las regulaciones y tecnologías para el control de ruido en industrias.

Aunque no lo parezca, ni el esmog ni los malos olores perturban tanto a los chilenos como los ruidos molestos. Así, al menos, lo dejó en claro el balance 2014 de la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), que precisa que la mayoría de las cerca de 1.500 denuncias que recibió en tal periodo fueron por esa causa.

Al organismo estatal le corresponde controlar el cumplimiento del Decreto Supremo 38, que norma la emisión de ruidos generados por determinadas fuentes. Para realizar un mejor trabajo, el pasado 21 de agosto la SMA aprobó el contenido y formato de las nuevas fichas para el informe técnico que se debe generar para reportar las mediciones de ruido, de acuerdo con lo indicado en la citada regulación.

El formato introduce cambios relevantes en la descripción de las fuentes de ruido fiscalizadas y en los receptores desde los cuales se obtienen las mediciones que permiten evaluar el cumplimiento de los niveles máximos permisibles de presión sonora corregidos.

...continue reading